Preocupa dependencia alimentaria de México ¡A los banqueros!

La poca diversificación que tiene México en producción y ventas agropecuarias provoca una alta dependencia de las importaciones para el consumo interno y lo hace potencialmente vulnerable a choques externos o internos que afecten la demanda y oferta de estos productos, señala un análisis del grupo BBVA-Bancomer.

Se observa alta concentración de las importaciones, principalmente granos, y una alta dependencia del consumo interno de éstos. El sector agropecuario es altamente dependiente del sector externo y éste se encuentra altamente concentrado en Estados Unidos, detalla el documento.

Treinta por ciento del maíz que requiere el país proviene del extranjero, lo mismo que 60 por ciento del trigo y 95 por ciento de la semilla de soya, debido a la incapacidad de la producción interna para satisfacer la demanda y los requerimientos crecientes del sector pecuario para la alimentación del ganado. Un 22 por ciento de las importaciones agropecuarias que realiza el país vecino provienen de México y han crecido a una tasa anual de 8.8 por ciento entre 2012 y 2015.

Visto del lado mexicano, prácticamente todas sus exportaciones de animales vivos dependen de Estados Unidos y lo mismo sucede con 95 por ciento de las hortalizas, así como 85 por ciento de las frutas, destaca el análisis.

Agrega que el sector agropecuario del país ha tenido desempeño positivo en años recientes, y por primera vez desde 1998, la balanza comercial agropecuaria acumula dos años consecutivos de superávit debido a un aumento sostenido de las exportaciones y a la depreciación del peso.

Sin embargo, la producción agropecuaria nacional ha aumentado apenas a una tasa anual de 2.1 por ciento entre 2000 y 2013, lo cual se ubica por debajo del incremento de 2.4 por ciento registrado por el producto interno bruto (PIB) para el mismo periodo y se explica porque se ha dado más impulso a los sectores manufacturero y de servicios.

México ocupa el lugar 12 entre los principales productores agropecuarios del mundo y aporta 1.5 por ciento de toda la producción agropecuaria del planeta. También en el comercio exterior ha logrado mejor sitio: Las exportaciones agropecuarias de México han incrementado su participación a nivel mundial de uno por ciento a mediados de los 70 a 1.7 por ciento en 2013. Por otro lado, las importaciones de México a mediados de los 70 representaban 0.5 por ciento del comercio mundial y subieron a 1.8 por ciento en 2013.

La investigación destaca que el comercio internacional se ha polarizado y se concentra en unos cuantos productos. En México, la producción agropecuaria sólo se concentra en 30 y de ellos hay dos que destacan en las exportaciones: el aguacate y el jitomate, de los cuales el país aporta 43.5 y 21.3 por ciento, respectivamente, de las ventas globales, aunque apenas representan 29.5 y 1.9 por ciento de la producción mundial.

México está vulnerable a choques externos e internos que podrían afectar la demanda y oferta de productos agropecuarios, por ejemplo si sus competidores comerciales llegan a aumentar la producción y venta de jitomate o aguacate o si baja la producción del país, se destaca en el estudio, aunque acota que es poco probable que a corto plazo aparezca un competidor que amenace la posición de México en el mercado, sobre todo por su cercanía con Estados Unidos.

Las exportaciones agropecuarias pasaron de 2.7 mil millones de dólares en 1993 a 14.7 mil millones en 2016; es decir, un alza de 6.5 por ciento a tasa anual, pero las importaciones crecieron en la misma magnitud, 5.6 por ciento por año con tasa deficitaria en la balanza comercial entre 1998 y 2014.

 

Biblioteca

Informe de Activdades del compañero Max Agustín Correa Hernández como coordinador del Congreso Agrario Permanente en el periodo de Abril del 2013 a Enero del 2014 y la organización y desarrollo del

Dirección

  • Calle: Misantla No 11.
  • Colonia: Roma Sur
  • Delegación: Cuauhtémoc
  • México D.F.
  • C.P: 06760
  • Correo: cartacardenistaccc@gmail.com
  • Teléfono: 01 (55) 12.09.09.33