Coahuila quedará sin agua por fiebre de energéticos, alertan Wilson Center y Circle of Blue

Mientras que el gobierno de Coahuila, encabezado por el Gobernador priista Rubén Moreira Valdez, ha presionado al Gobierno federal para que se abran las licitaciones de proyectos mineros en ese estado para beneficiarse de la derrama económica, una investigación realizada por la organización Circle of Blue en colaboración con el Woodrow Wilson Center indica que la región –la cual ya sufre escasez de agua– podría estar en riesgo de secarse completamente si la industria energética comienza a realizar la fractura hidráulica o fracking.

El reporte titulado “Water Scarcity Could Deter Energy Developers From Crossing Border Into Northern Mexico [La escasez de agua podría frenar en desarrollo energético de la frontera del norte de México]” refiere que actualmente Coahuila cuenta con 1960 millones de metros cúbicos, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua). Sin embargo, si se utilizan las mismas técnicas de extracción de gas o crudo, como en la región energética de Eagle Ford de Texas, el impacto sería devastador del lado mexicano.

La disponibilidad de líquido para consumo humano, animal y vegetal se reduciría a casi cero, dice el estudio.

Indica que, incluso, si bien existen algunos ríos que fluyen todavía, la gran mayoría de agricultores y ganaderos tienen que bombear agua de los mantos acuíferos, y en un futuro, cuando las perforadoras lleguen y la “fiebre petrolera” esté en su auge, no alcanzará el agua para cubrir la necesidad de las zonas rurales ni de las ciudades coahuilenses.

Circle of Blue es una organización integrada por científicos, especialistas y periodistas, quienes desarrollan información sobre temas de medio ambiente, agua, alimentos, entre otros.

Actualmente, Piedras Negras y otras ciudades de Coahuila utilizan 186 millones de metros cúbicos de agua al año, que en mayoría es extraída de los mantos acuíferos, según Conagua. Ese líquido debe ser distribuido entre el consumo de seres vivos, el campo y la industria y minería, que en Coahuila los sectores automotriz y el carbonero son los principales y requieren anualmente de 73 millones de metros cúbicos.

Hace siete años se perforó el primer pozo en Eagle Ford. Hoy, el desarrollo petrolero produce más de 1.6 millones de barriles de petróleo y 7 mil millones de pies cúbicos de gas natural al día, según información oficial de Estados Unidos. Pero la abundancia tuvo un costo: la escasez de agua. Autoridades estadunidenses centraron su atención en Texas cuando la demanda de líquido en la industria alcanzó los 19 mil metros cúbicos por pozo perforado, lo cual alcanzó los mismo niveles de abastecimiento para la población de la región.

Las cuencas de Burgos y Sabinas, zona de mayor atractivo para el sector energético, dice la investigación de Circle of Blue, prácticamente ya no hay agua superficial disponible. Tan sólo la entidad completa recibe poco más de 300 milímetros de lluvia al año, según Conagua. Es el segundo lugar más seco en México y es equiparable a Egipto y el Golfo Pérsico como uno de los lugares más áridos del planeta.

Carlos Gutiérrez Ojeda, jefe de la división de las aguas subterráneas del Instituto Mexicano de la Tecnología del Agua, aseguró al reportero Keith Schneider que algunas medidas que los empresarios podrían realizar para garantizar agua para el fracking son: descubrir y aprovechar nuevos acuíferos que se encuentran más allá de las reservas de aguas subterráneas conocidas; el reciclaje y el tratamiento de las aguas residuales de la industria; y el bombeo de agua desde el Golfo de México.

Carlos Gutiérrez agregó que si México se niega a abrir los acuíferos para el uso de fracking, la industria energética se verá en la necesidad de recurrir a proveedores de agua costosos o “inciertos”, como criminales.

A pesar que las autoridades saben del riesgo que se corre al apostar el recurso hídrico por el desarrollo energético no se ha hecho mucho para solucionar la problemática. De acuerdo con el periódico Vanguardia, nueve de los 28 acuíferos que abastecen de agua potable a Coahuila corren el riesgo de agotarse debido a la sobreexplotación, la falta de recarga, de las precipitaciones pluviales y por las sequías que se han prolongado en la entidad en los últimos años.

En 2014 la Conagua emitió 28 permisos, pero no fueron aprobados.

Ante la situación, el delegado de ese organismo Hugo Martínez González consideró que con la restructuración de unas 3 mil concesiones y asignaciones que se harán este año, se podrá reducir hasta en 30 por ciento la extracción de los acuíferos en general, con lo cual el daño será menor.

En ese 2014 Martínez González consideró que el déficit de líquido en los acuíferos registrados en Coahuila significa que el acuífero, según la fórmula que se tiene de la recarga de agua anualmente con lo que se extrae, “traemos un déficit importante”, publicó Vanguardia.

Señaló que las consecuencias son que cuando existe una sobreextracción del agua, se puede acaba el acuífero porque bajan los niveles del líquido de los pozos y la que se extrae es de mala calidad.

“Para nosotros es muy importante cuidar y velar porque los acuíferos no sean sobreexplotados para uso agrícola, industrial, de servicios y doméstico. Porque se corre el riesgo de no tomar acciones preventivas y desaparezca el acuífero”, declaró al medio.

Agregó que nadie podrá hacer nuevas perforaciones de pozos para la extracción de agua potable.

“Y la veda para otorgar concesiones o permisos para perforar pozos y extraer el agua potable en los municipios de Arteaga, Ramos Arizpe y Arteaga, está vigente”, afirmó.

Hasta el año pasado, la situación los acuíferos de Coahuila era: Cañón de Derramadero tiene un déficit de 2 millones 222 mil metros cúbicos de agua;General Cepeda-La Sauceda, 19 millones 390 mil metros cúbicos; El Hundido, un millón 628 mil metros cúbicos; Monclova 16 millones 501 mil metros cúbicos; Paila 9 millones 990 mil metros cúbicos; Saltillo-Ramos Arizpe afronta un déficit de 14 millones 484 mil metros cúbico; Región Manzanera-Zapalinamé, 7 millones 925 mil metros cúbicos de agua; Paredón, 5 millones 12 mil metros cúbicos; y la Región Lagunera, un déficit de menos 128 millones 895 mil metros cúbicos de agua.

El estudio refiere que aunque existen factores no atractivos para los inversionistas, como la caída de los precios del crudo y el contexto de inseguridad que se vive en México, los empresarios estarían dispuestos a ir tras las reservas mexicanas, pues la industria mundial petrolera se está animado a explorar nuevas zonas, como en el Ártico, Golfo de México o en el Himalaya.

Biblioteca

Informe de Activdades del compañero Max Agustín Correa Hernández como coordinador del Congreso Agrario Permanente en el periodo de Abril del 2013 a Enero del 2014 y la organización y desarrollo del

Dirección

  • Calle: Misantla No 11.
  • Colonia: Roma Sur
  • Delegación: Cuauhtémoc
  • México D.F.
  • C.P: 06760
  • Correo: cartacardenistaccc@gmail.com
  • Teléfono: 01 (55) 12.09.09.33