3 mil nucleos agrarios suceptibles a ocupación temporal

Con la aplicación de la reforma energética y sus leyes secundarias y en especial de la Ley de Hidrocarburos, más de 3 mil núcleos agrarios en el país son susceptibles de tener ocupación temporal para la explotación petrolífera, por lo que este es el momento de aplicar un programa de “posventa”, para evitar que caigan en la pobreza total, advirtió el director general del Centro Multidisciplinario de Innovación Tecnológica, Carlos Sandoval Miranda.

El especialista apuntó que no hay duda de que ejidatarios y comuneros tendrán la necesidad de vender sus tierras, por lo que se debe evitar que queden en el desamparo, de allí la necesidad de incorporarlos a la cadena productiva, a través de un programa como el propuesto.

Planteó al gobierno federal que a través de los 340 Institutos Tecnológicos Agropecuarios que tiene el país, se pueden establecer estos planes de posventa, para evitar que los miles de ejidatarios en el país queden en la calle en un plazo no mayor a cinco años.

Detalló que en la actualidad, más de 700 núcleos agrarios presentan potencial turístico, más de 600 presentan acceso al mar, mientras que la tercera parte de los 31 mil núcleos agrarios, aportan diferentes materiales para la industria de la construcción y casi 900 tienen capacidad de exploración de minerales no metálicos.

Por otra parte, 840 núcleos agrarios aportan tierra al desarrollo urbano lo que representa un 2.8 por ciento del inventario total, y en donde el requerimiento anual de tierra es ligeramente superior a 30 mil hectáreas.

Sandoval Miranda, expresó en este sentido que en cuanto al crecimiento urbano, el ejidatario vende su tierra y en menos de cinco años se queda sin el dinero que recibió por la venta de sus tierras, lo peor es que al carecer de conocimientos relacionados con algún otro oficio como plomero, electricista o carpintero, se ve impedido para hacer frente a su nueva vida urbana.

Por lo que el campesino sin tener una visión de negocios luego de haber vendido su tierra, sólo cuenta con la opción de incorporarse a los programas denominados “Programas para Ejidatarios sin Tierra”, lo cual consideró el académico, resulta ser una “contra-concepción” ya que el ejidatario sin tierra accede a la “bolsa de recursos” que ofrece el gobierno federal, por lo que al crecer el número de beneficiarios de estos programas, se transforman en dádivas para esta gente sin tierra y sin oficio.

Denotó que los actuales poseedores de la tierra social son, en su mayoría personas de la tercera edad, “hombres y mujeres que reclaman esquemas de postventa de acuerdo a la zona geográfica en que hayan vendido su tierra”.

Lamentó el especialista en valuación rural, que en materia de desarrollo de las ciudades, el tema de los Planes Posventa no han sido tomados en cuenta, con todo y que al año se requieren más de 30 mil hectáreas, las cuales tienen que ser incorporadas a las principales metrópolis del país, pero estas crecen con dos terceras partes de “tierra social”.

De igual manera recordó que durante las dos administraciones federales del Partido Acción Nacional se construyeron 10 millones de unidades de vivienda, lo que implicó la compra de miles de hectáreas en estatus de propiedad social “entonces hay que imaginar el impacto entre ejidatarios y comuneros que esto tuvo”.

De allí que Carlos Sandoval insistió en la creación de los Planes Posventa ante la aplicación de la Ley Energética, la Ley de Hidrocarburos y el crecimiento urbano que invade la tierra rural.

Todo con el fin de que no se dañe sobre manera el núcleo familiar de los ejidatarios porque por estos motivos se pierde la cohesión social de una comunidad y en 20 años más, los riesgos serán elevados, alertó el especialista en valuación rural.

 

Dirección

  • Calle: Misantla No 11.
  • Colonia: Roma Sur
  • Delegación: Cuauhtémoc
  • México D.F.
  • C.P: 06760
  • Correo: cartacardenistaccc@gmail.com
  • Teléfono: 01 (55) 12.09.09.33