Ganan ejidatarios litigio; quitan tierras a minera

Por más de siete años, el municipio de Mazapil ha tenido las dos caras de la moneda: por un lado es uno de los lugares zacatecanos con más pobreza extrema y, por otro, es el sitio del hallazgo de una mina de oro a cielo abierto considerada como la más grande de México.

Pero desde entonces ambas situaciones sólo han detonado conflictos sociales, jurídicos y económicos. El más reciente, obliga a la minera Gold- corp a devolver 600 hectáreas a los pobladores.

Después de que estuviera en el olvido y lleno de pueblos fantasmas, debido a la migración interna por falta de oportunidades y terrenos desérticos, Mazapil despertó en medio de pugnas y conflictos jurídicos agrarios entre la empresa trasnacional y los ejidatarios que hoy anuncian que ganaron el litigio que les devolverá sus tierras.

En 2005 la minera Glamis Gold determinó la existencia de un yacimiento de oro de clase mundial y lo vendió a la canadiense Goldcorp Inc., que opera en México a través de la subsidiaria Minera Peñasquito (26 abril 2009, EL UNIVERSAL).

En ese tiempo, autoridades del gobierno de Amalia García precisaron que el proyecto inicial de inversión fue de 882 millones de dólares para obtener 100 mil toneladas de minerales por día. Pero, al realizar una revaluación, se determinó un aumento en la extracción de oro (de 31%), plata (50%), plomo y zinc (60%).

Por tanto, la inversión aumentó a mil 500 millones de dólares financiados por la Bolsa de Valores de Toronto, Canadá, para una producción de 130 mil toneladas diarias de minerales.

En 2008 comenzó a realizarse la producción de óxido mineralizado, ya que la producción de oro se comenzaría hasta que estuvieran concluidas las dos plantas de beneficio, pues las reservas de ese centro minero están proyectadas para 19 a 25 años y su plena producción para 2018.

Conflicto por las tierras

Peñasquito está a 295 kilómetros al norte de la ciudad de Zacatecas, límites con Coahuila, donde la trasnacional inició actividades a principios de 2005, sobre cuatro ejidos: el Vergel, Mazapil, Cerro gordo, y los Cedros. Desde entonces algunos ejidatarios han denunciado en diversas ocasiones despojo y corrupción sobre estas tierras.

Para establecer la mina, la empresa canadiense reubicó a las familias por medio de “contratos de ocupación temporal”, aunque algunos de los ejidatarios han denunciado “falsificación de títulos agrarios y de engaños a las familias de ejidatarios dueñas de estas tierras”.

Incluso, en varias ocasiones han bloqueado los accesos a las instalaciones, aseguran que a la fecha muchos de los ejidatarios no cuentan con escrituras y carecen de los servicios básicos en las zonas donde fueron reubicados.

Son 29 familias de Cerro Gordo, encabezados por el comisariado de Manuel Ordóñez Saucedo, Héctor Manuel Ordóñez y Daniel Mendoza Barbosa que no aceptaron y demandaron a Goldcorp.

En un proceso jurídico que tiene cuatro años, el 17 de enero de 2013 el magistrado Serafín Salazar Jiménez, del Tribunal Superior Agrario, determinó que Goldcorp tiene que devolver las tierras que ocuparon cerca de 600 hectáreas.

El conflicto agrario jurídico que inicio en 2009 se llevó hasta los tribunales, donde finalmente se determinó que la sentencia 528/2012 del 17 de enero de 2013, auxiliar número 1176/2012 sea ejecutada “de inmediato”.

Eso implicaría que Peñasquito tendría que restituir a los ejidatarios sus tierras, incluso, se presume que el terreno es donde se aloja el tajo más grande a cielo abierto de oro y plata de México.

Los ejidatarios de Cerro Gordo consideran que esta resolución es un “acto de justicia”, quienes señalan que la empresa a “nivel mundial tiene fama de depredadores del medio ambiente, del entorno económico y social. Sin importar gastar millones en las demandas jurídicas en donde llegan a establecerse”.

Ante la resolución, los ejidatarios temen que la minera se resista a la ejecución de la sentencia y que busquen alguna negociación. Dicen que “no quieren tener trato con aquellos que explotan y robaron sus tierras de manera ilegal”.

Esto obligará a las autoridades mexicanas a determinar posturas sobre este litigio.

Empresa canadiense

La mina Peñasquito fue inaugurada el 23 de marzo de 2010 por el entonces presidente Felipe Calderón y en el gobierno de Amalia García.

En esa ocasión, Calderón reconoció que México será el segundo productor de oro de América Latina “gracias a la extracción anual de este complejo minero de medio millón de onzas de oro y de 30 millones de onzas de plata”.

Incluso, destacó que en medio del desierto se haya construido una de las minas más importantes del mundo e insistió en que “de ser una zona marginada se convertiría en la ciudad próspera que sus habitantes esperaban”. En esta mina laboran más de 2 mil 695 personas.

Goldcorp, liderea el mercado de los metales a nivel mundial y suma más de 2 mil millones de dólares de utilidades entre 2010 y 2013.

Biblioteca

Informe de Activdades del compañero Max Agustín Correa Hernández como coordinador del Congreso Agrario Permanente en el periodo de Abril del 2013 a Enero del 2014 y la organización y desarrollo del

Dirección

  • Calle: Misantla No 11.
  • Colonia: Roma Sur
  • Delegación: Cuauhtémoc
  • México D.F.
  • C.P: 06760
  • Correo: cartacardenistaccc@gmail.com
  • Teléfono: 01 (55) 12.09.09.33