Jornaleros de San Quintín dejan casas y familia por lucha laboral

Rafaela López tiene ocho años y es la única de 10 hermanos que logró entrar a la escuela. El resto debe trabajar con sus padres más de 12 horas al día en los campos agrícolas de San Quintín, para asegurar la comida sobre la mesa.

Pero desde el 17 de marzo Rafaela dejó de ir a clases para apoyar a su familia en las protestas de jornaleros del Valle de San Quintín, quienes exigen mejores condiciones laborales, que van desde el aumento salarial hasta la garantía de sus derechos como trabajadores, como dicta la Constitución.

Rafaela y su familia partieron en caravana el sábado por la mañana, junto con otros 400 campesinos que viajaron desde el sur de Ensenada para llegar este domingo a Tijuana, a casi 300 kilómetros de su hogar. Marcharon primero en la garita de San Ysidro y luego en el muro que separa México de Estados Unidos, en Playas de Tijuana.

La madre de Rafaela se llama Nieves y tiene 54 años; trabaja en el campo desde que tiene memoria. Sabe pizcar zanahoria, recoger jitomate y fresas. Conoce los ranchos agrícolas de Guerrero, donde nació, pero luego llegó a San Quintín con la promesa de mejores condiciones de trabajo y una mejor vida.

Tenemos dignidad

Me mintieron. Yo quiero más salario, más escuela para mis hijos, (porque) tenemos dignidad. Quiero ayuda, nos estamos muriendo de hambre. Como puede, Nieves explica en un español imperfecto y con señas que quiere mejores oportunidades para sus hijos.

Después de batallar por unos minutos para expresarse, termina por hablar en mixteco, su idioma materno. Su hija Rafaela traduce y dice que no regresarán a su casa mientras los patrones no cumplan la ley y les paguen lo justo.

El vocero de la Alianza Nacional, Estatal y Municipal por una Justicia Social, Fidel Sánchez –quien encabezó la caravana de cientos de trabajadores agrícolas desde San Quintín hasta Tijuana–, advirtió que los campesinos dejaron de temer y que si el gobierno no va hacia ellos, entonces los jornaleros irán en busca de respuestas.

Hemos venido de muy lejos, desde nuestras casas. Algunos dejamos familias porque sentimos que nos abandonaron; lo único que veníamos a decirles es que nosotros ya no tenemos miedo, que son ellos, el gobierno, quienes deben respetarnos, aseguró.

En el muro fronterizo en Playas de Tijuana fueron recibidos por uno de los voceros del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales, Gaspar Rivera. No están solos; desde aquí los acompañamos, desde aquí luchamos con ustedes. Pedimos un boicot contra las empresas que explotan a nuestros compañeros jornaleros, exigimos un alto, gritó desde el otro lado de la frontera, en territorio estadunidense.

Después de una merienda y de compartir mensajes entre las organizaciones presentes, los campesinos regresaron a los camiones para trasladarse hasta el parque Benito Juárez, situado frente al palacio municipal.

Los jornaleros pasarán la noche en Tijuana y la mañana de este lunes partirán hacia Tecate y luego a Mexicali, para finalizar la movilización de más de 500 campesinos que desde el 17 de marzo están en paro laboral.

 

Biblioteca

Informe de Activdades del compañero Max Agustín Correa Hernández como coordinador del Congreso Agrario Permanente en el periodo de Abril del 2013 a Enero del 2014 y la organización y desarrollo del

Dirección

  • Calle: Misantla No 11.
  • Colonia: Roma Sur
  • Delegación: Cuauhtémoc
  • México D.F.
  • C.P: 06760
  • Correo: cartacardenistaccc@gmail.com
  • Teléfono: 01 (55) 12.09.09.33