Pronunciamiento Tabasco: Los campesinos e indígenas frente a la Reforma Energética

Vivimos tiempos de turbulencias económicas y sociales, en los que una vez más se atenta en contra de nuestra soberanía nacional, con reformas regresivas que privilegian al capital extranjero, ofreciendo condiciones y facilidades sin límites a empresas trasnacionales, para que, sin mayor trámite, se apropien de nuestros recursos energéticos.

 

Sobre los campos petroleros y mineros actualmente, se impulsa la industria de la destrucción, la cual hacia el futuro, acelerará violentamente la disolución de ejidos y comunidades indígenas. La cruzada de “Ocupaciones temporales” y expropiaciones muy pronto superará en marginación y pobreza a la cruzada contra el hambre.

 

Históricamente, la tierra ha sido el eje del desarrollo social, político y económico de la humanidad.

 

Hoy, la compra de tierras en diversos países  en desarrollo se ha convertido en un importante sector de la economía de países poderosos. Las crisis financieras han llevado a grandes inversionistas a poner su mirada en la compra de tierras, como un negocio rentable y seguro, ya que es un recurso limitado y fundamental para continuarel dominio de empresas transnacionales, la tierra se ve como mera mercancía no como un derecho, como el valuarte de la identidad nacional y la soberania.

 

Según algunas investigaciones desde el 2001 han sido negociadas en países en desarrollo 227 millones de hectáreas con inversionistas extranjeros. La Reforma Energética puede encubrir compras de tierras con fines distintos a la explotación petrolera propiciando el acaparamiento de grandes superficies de uso agrícola, ganadero y forestal. Las entidades defensoras se pueden volver despachos de venta de tierra al mejor postor lo que puede incrementar el desplazamiento así como las afectaciones al medio ambiente.

 

Por otra parte, y en un nuevo marco jurídico-institucional alineado a las exigencias del capital financiero internacional, con la Reforma Energética se promueve una política de “confianza al inversionista”, que el gobierno ha asumido como bandera, por lo que no existirán controles que impidan los impactos negativos sociales y ambientales de las empresas de energía, además, de convertir al país en un paraíso fiscal en el que se reducirá el cobro de impuestos sobre el aprovechamiento de los recursos naturales.

En estas condiciones, tan promisorias para el capital financiero, ya se agitan en nuestro país los poderes económicos y los intereses empresariales para “impulsarnegocios depredatorios, altamente rentables a través de la oferta de ventajas que promueve la nueva legislación en energía.

 

El Gobierno Federal a través de las licitaciones de la Ronda 1, no sólo apuesta el futuro de la Soberanía Energética Nacional, también regala al peor postor la riqueza natural que rodea las zonas concesionadas, esto cuando se vive una crisis internacional por los bajos precios del crudo, lo cual afecta la producción nacional, así como abre la oportunidad a una permisividad e irresponsabilidad en la sobre explotación del oro negro.

 

Frente a este ominoso futuro, está claro que nuestros territorios están en riesgo por lo que es urgente construir un frente de lucha unitario en defensa y protección de nuestros recursos naturales.

 

Desde ahora les decimos a las empresas trasnacionales y nacionales que nuestras tierras, territorios y recursos naturales no tienen precio, no tienen equivalente económico, son y continuarán siendo nuestro patrimonio productivo, social y cultural.

 

Frente a una política energética contraria a los intereses del país, los campesinos exigimos:

• PEMEX debe mantener un elevado ritmo de inversión en el fortalecimiento, la ampliación y modernización de sus unidades de producción y distribución, así como en la creación de nuevos agregados productivos que respondan a las exigencias del país y al aprovechamiento óptimo de sus recursos.
• Los campesinos  exigimos acelerar la reconstrucción y operación de la industria de los fertilizantes, vital para elevar la producción y productividad en el Sector Agropecuario.
• PEMEX deberá estar altamente comprometido con la conservación de los recursos naturales y evitar todo daño ecológico al patrimonio económico, social y cultural de ejidos y comunidades de las zonas petroleras.
• Los campesinos sostenemos que es fundamental para el desarrollo del país transferir excedentes económicos de un recurso finito (petróleo) a un sector de recursos renovables (campo) cuyo aprovechamiento racional permitirá a las futuras generaciones sostener su seguridad alimentaria, desarrollar fuentes alternativas de energía y erradicar la pobreza rural.
• Proponemos la creación del Instituto de Tecnologías Alternas, cuyo objetivo básico consistirá en evaluar y definir tecnologías viables para la generación de bioenergía a partir del aprovechamiento de biomasas y otras fuentes de energía renovables.
• Aplicación estricta de las normas y estándares internacionales de las empresas energéticas para la conservación de los recursos naturales y del acervo genético de las comunidades rurales.
• Insistimos en la generación y aprobación inmediata de una ley de consulta que se base en los preceptos planteados en el convenio 169 de la OIT.
• Cumplimiento del compromiso Presidencial de la creación de una empresa productora de fertilizantes que apoye con precios accesibles, acordes a la realidad nacional el acceso a pequeños productores.

 

 

 

Dirección

  • Calle: Misantla No 11.
  • Colonia: Roma Sur
  • Delegación: Cuauhtémoc
  • México D.F.
  • C.P: 06760
  • Correo: cartacardenistaccc@gmail.com
  • Teléfono: 01 (55) 12.09.09.33